El endulzar el oído se ha acabado.

A esa hora cuando el sol sale corriendo a buscar su escondite y la luna se apura a terminar su arreglo, a esa hora cuando las paticas del reloj se abren de piernas, a esa hora de pálida oscuridad cuando las flores soplan su perfume, a esa hora es cuando sucede, indetectable al oído humano, la más linda serenata para la hembra del zancudo. Sus alas se mueven como manos al tocar un piano, tocando el aire como a un tambor y sacando la mejor melodía para cautivar su hembra y copular. Todos hacen música diferente, si son de aquí o si son de allá, el “son” no suena igual.
Pero a este coqueteo animal, le van a poner fin. Ahora unos científicos de la Universidad de Antioquia hicieron un campo de tortura para zancudos. Donde los anestesian con frío, les amarran un pelo a sus paticas blancas para que no se escapen cuando despierten y así grabar todos los sonidos que emiten a través de un aparato que podrá desafinar esa música que seduce a las hembras para evitar la reproducción de los zancudos haciendo que estos apasionados encuentros, terminen, para siempre.

Captura de pantalla 2015-04-29 a la(s) 11.31.46

Anuncios

Un comentario

  1. Ferzepol

    Si esto es verdad, que no merecería serlo, pasan dos cosas que no me gustan.
    Uno: Cualquier adelanto científico en contra del coqueteo, así sea de zancudos, no vale la pena. Dos; Me van a privar de mi propio son, el de las palmas de mis manos con un susodicho en medio,

    Gracias por escribirlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s