De vivir sola aprendí

De vivir sola he aprendido muchas cosas…

Por ejemplo, descubrí que tengo sazón y que el arroz me queda delicioso, aprendí a abrir una pechuga y a descongelar la carne y el pollo (sin cocinarlo). Que el piso de madera es más sensible que yo cuando estoy hormonal, que todo mi círculo de amigos y familiares deben tener una copia de mis llaves (de lo contrario sería el principal ingreso económico del cerrajero) que el detergente sí importa, que las flores visten la casa, que nadie te va a robar las pilas del control o el papel higiénico de tu baño, que el olor a Lavanda es delicioso para las almohadas y ayuda a dormir, que el agua es carísima, que el desorden es perjudicial para la salud mental, que las cocas son el tetris de la nevera, que no hay a quien culpar por el desorden, que el trapero no se lava en la lavadora, que la mejor compañía es un perro, que los platos desportillados son feos, que se debe tener un segundo despertador en caso que el celular no funcione, se pierda o te lo roben, que en la cama no se come ni se suben los pies con zapatos, que si el perro ladra a las 3 am lo único que hay que hacer es rezar.

Que la soledad es deliciosa, pero lo más importante… hay que tener presente que no será para siempre.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s